Philippe Stark - Biografía

Philippe Starck nació en Francia en el año 1949 y es, en la actualidad, el designer más reconocido del público, llevando el apodo de "el super designer" del final del siglo XX. Su reputación está basada fuertemente en su habilidad de presentarse a veces como el rebelde, el "enfant terrible", a veces como "show-man" o "pop star", dependiendo de la ocasión en que él se encuentra. Es el grande guru del design para el entretenimiento (sus bares, cafés y hoteles provocan verdaderas revoluciones en los lugares que se instalan), diseñando cada detalle del espacio, del piso a la iluminación, de las griferías a los muebles. Su primer trabajo como designer fue en el Café Costes (Paris, 1984), que le ha agregado fama al instante. Muchos de los productos que él diseña especialmente para estos fines son posteriormente colocados en fabricación y se vuelven objetos de deseo como si fuera un truco de magia.

Starck tuvo gran éxito al romper los límites entre la cultura y los objetos del cotidiano, colaborando con los cambios del modo de vivir de las amas de casa del planeta, al crear para la italiana Alessi, productos que sumaron practicidad, belleza, humor y precios razonables (por ejemplo, su exprimidor de naranjas "Juicy Salif" se volvió un ícono). Starck se auto define cómo a alguién que no tiene gustos especificos o restrictos, no es un crítico y tampoco le gusta hablar, aún más cuando el tema de una charla es justo "design". Es un artista autodidacta, que tiene como gran maestra la siguiente afirmación: "a mi no me importa la aparencia de los objetos, sino los sentimientos que ellos regalan a las personas".

Él se afirmó como el diseñador que "diseña para todos", no importa para qué y dónde: de scooters a cepillos de dientes, de embarcaciones a muebles, de valijas a luminarias y teléfonos. Su trabajo siempre fue objeto de muchas críticas, pero su única preocupación es jamás dejar de privilegiar la libertad de su imaginación. Hoy, las más grandes e importantes empresas del mundo saben que la firma "Starck" es, quizá, la más poderosa que un producto pueda recibir.